viernes, 20 de febrero de 2009

ojota

Ahora escucho a Victor Hugo por las mañanas, quien prefiere relatar los partidos temprano asi a la noche puede ir al cine o al teatro. Ando con ganas de ir a la iglesia, me prestaron Maradona de Kusturika y ayer me emocioné leyendo el Dogma Socialista de Echeverría. Cuidado.

Cuidado. A nadie le hace bien ser tan argentino.

3 comentarios:

Ri dijo...

yo soy el diego de la gente. mercado libre. 20 pesos.

DRODRO dijo...

No se... te hace falta un poco de pochismo ahí.

Admirare dijo...

yo creo que con despué de haber explorado algunas cosas con curiosidad y alguna vez con decepci{on, surge una nostalgia por teneu un pa{is posible y no imposible